viernes, 23 de enero de 2009

LA VIDA DE LAS COSAS

Generalmente paso el día en la soledad, con el frió de esta habitación que cada día me ahoga, por eso solo espero que se haga de noche para que llegues tú en compañía de las aventuras vividas fuera de este cuarto. Aprecio el hecho de que a cada noche me acaricies, me tomes entre tus manos y sientas que soy tu único apoyo. Tu trato es distinto conmigo, no estoy para soportar tu peso sobre mi, sino para que tus brazos puedan apretujarme entre tu cuerpo caliente y exhausto.

Se que no soy lo que aspiras tener; pero como no tienes nada más, terminas viniendo a mí. Soy tu confidente, escucho tus quejas, tus dudas, tus metas, en fin, soy lo que quisieras tener y no tienes. Lo único que me molesta es que yo soy muy egoísta y no puedo devolver todo lo que me das, porque cuando duermes y sueñas sin que te des cuenta me besas, tal vez imaginando que soy lo que no soy. Es triste no poder besarte como tu me besas, o abrazarte como tu me abrasas. Yo no se si te habrás dado cuenta, pero en estos últimos años me he venido acoplando perfectamente a tu cálido torso.

Mientras tanto yo permanezco en este eterno silencio, solo para descubrir que aunque no lo quieras asumir ya formo parte de ti. No hace falta que me lo digas, tus actitudes hablan por ti, porque cuando partes a tierras lejanas me llevas contigo para servirte de refugio, o tal vez para que sea centinela de sueños irrealizables. Y aunque no pueda compartir junto a ti los momentos más alegres de tus aventuras urbanas, termino siendo parte de tus aventuras nocturnas.

Antes llegabas con esa persona que querías que yo fuera, muchas veces terminaba observando como ambos se besaban de manera clandestina, pero siempre estaba yo allí, mirando como abrazabas su cuerpo al igual que lo que haces conmigo todas las noches. La gran diferencia radica en que mientras esa persona ya no volverá a estar junto a ti, yo seguiré siendo tu almohada incondicional, la que fielmente esta en tu cama y no se moverá de aquí hasta que tu lo decidas.


*******************************************************************

Uniéndome a la "Proposición Inocente" planteada por la compañera Mercedes, espero les guste!!!

Saludos Fraternos

11 comentarios:

Mercedes dijo...

Un relato excelente. Qué bien. Me ha encantado la descripción. Se me ocurrió algo parecido, porque es cierto que hay cosas que siempre están ahí, acompañando nuestros sueños, aunque no nos demos cuenta.
Un abrazo y gracias.
Espero que pase mucha gente a leerte.
Un abrazo,
merce.

Moony dijo...

Preciosooooooooooooo, has captado perfectamente la esencia de esa humilde almohada.
Felicitaciones.

Un beso.

Angel Proletario dijo...

Gracias a Mercedes y Moony, de verdad que nunca me habia animado a escribir un relato narrativo porque creo que no es mi fuerte. Sin embargo este me gusta mucho para ser el primero.

Bienvenidas al espacio proletario, siéntanse cómodas y espero que les guste lo que aquí verán, ademas de leer sus comentarios sobre alguno de los poemas que ya están publicados!!!

Saludos Fraternos!!!

Nancy dijo...

Me gustó muchísimo. Por un instante pensé que tenías un peluche, como mi Totoy, un osito que me acompaña desde mi primera navidad.
Apapachos, qué ternura de cuento.

Serio Pérez dijo...

Hola Ángel, muy bueno tu relato, me ha sensibilizado con mi propia almohada, que vela mis sueños, y yo en pago he llegado a ponerla en situaciones humillantes.

XoseAntón dijo...

La almohada, ese espacio de secretos y descanso, dónde las dudas se tranforman en certezas y las certezas en dudas.

Un buen lugar, en un buen relato.

Un saludo

Felisa Moreno dijo...

Este relato es un reconocimiento a la olvidada almohada, yo echo mucho de menos a la mía cuando duermo fuera de casa. Un estupendo relato, enhorabuena y encantada de conocerte a través de esta iniciativa.

Teresa Cameselle dijo...

Qué almohada tan dulce y fiel.
Muy bonito.

Paco dijo...

Pues le doy la razón a Mercedes.

Estoy descubriendo tantas cosas que tiene vida propia. Y pensaba hace unos meses que aquellas hamburguesas que me hablaban en la carnicería era fruto de mi imaginación...

Deberé preguntar a mi almohada tantas cosas esta noche. No quiero que se sienta incómoda ni que se moleste conmigo.

Un abrazo

Miss Penny Lane dijo...

q bonito.... me gusta tu blog!! me gusta...

Abril dijo...

Que tierno!!
Me encanto ver que te unieras a la propuesta.... super!!

Como es verdad... con la almohada compartimos todo, no lo habia pensado...

Saluditos!! y gracias por tu visitas...
Ah mira, me recibio en tu blog la cancion de Silvio Rodriguez..... linda!!!